La pelea

La semana pasada fui a hacer unas compras en Estados Unidos con mi esposa, algo que intento hacer al menos una vez al año y algo que, por supuesto, ella disfruta muchísimo, como buena mujer.

Sin embargo, todo hombre me entenderá cuando digo que para mí es una pesadilla larga y lenta el acompañar a mi esposa a hacer compras, particularmente en aquellas miles de tiendas que no tienen considerados a los pobres esposos y no tienen lugar donde uno se pueda sentar de manera cómoda y despreocupada.

Por esta razón y tras años de experiencia  combinado con un poco de suerte , esta vez decidí decirle a mi esposa que mientras ella hace sus compras –algo que toma el día entero-, yo me iría a un bar cerca del centro comercial para ver unas peleas de UFC que llevo esperando por mucho tiempo.

La primer pelea (la estelar) era la de Tony Ferguson contra Khabib Nurmadodeov y la segunda Tyron Woodley contra Steven Thomson (Wonderboy); ambas peleas prometían una épica carnicería llena de técnica.

Para mi desgracia, la pelea que más esperaba (Khabib vs Tony) no sucedió, debido a que el ruso tuvo que ser trasladado al hospital, debido a una pérdida de presión sufrida por tener que haber bajado tanto de peso tan rápidamente, algo que sucede mucho en UFC.

Esto me decepcionó mucho, ya que esta pelea iba a ser épicamente histórica y probablemente la mejor en la historia de UFC, ya que ambos son peleadores con una increíble técnica y quienes lo dan todo en el octágono, aunque sean los dos de disciplinas marciales muy distintas.

Khabib es un experto en lucha grecorromana y en zambo (arte marcial de la Unión Soviética), ambas consisten en llevar al oponente a la lona y pulverizarlo en el meridiano 0.

Para un peleador que prefiere pelear parado, el hecho de pelear contra uno que es experto en el suelo es una verdadera pesadilla, ya que por lo general los peleadores más inclinados hacia el box, como Conor Mcgergor (actual campeón de campeones en tres pesos diferentes) no son muy buenos en la lona o pueden llegar a ser pésimos.

Sin embargo, Tony Ferguson es uno de los pocos peleadores que es una máquina de boxeo y excelente en el piso, algo que crea una combinación mortal para cualquier oponente.

Cabe destacar que Khabib (el peleador ruso) es el mejor peleador en UFC cuando está en el piso y es el mejor también para llevar a sus oponentes a la lona mediante la utilización de un sinfín de llaves casi increíbles; sin embargo, no es el mejor en boxeo, en gran medida por sus brazos cortos.

En contraste, Tony Ferguson es de brazos largos y muy rápidos, algo que podría haberle complicado mucho el panorama a  su oponente; sin embargo, es un oponente que nunca ha perdido en toda su carrera profesional mientras que Tony sí.

Lástima que nunca paso.

You may also like...