En México y los vestidos de novia: tradicionales o clásicos

Con la gente de México tan apasionada en donde gran parte de su población tiene un fervor religioso tradicional, la celebración como las bodas puede diferir de los matrimonios en otras culturas, y pensamos que sería divertido el  compartir algunas de las cosas más interesantes referentes a una tradicional fiesta de bodas a la mexicana.

Dentro de las tradiciones se encuentran los preparativos civiles y religiosos, la fiesta y por supuesto la luna de miel.

Esta última es una etapa muy anhelada ya que es un buen pretexto para conocer esos lugares exóticos para estar junta la nueva pareja.

En los diversos hoteles en los Cabos, en Cancún, en Manzanillo y en donde el sol y la arena bañen las costas mexicanas, siempre serán una exótica excusa para pasar ahí una inolvidable luna de miel.

Si bien este punto es importante en los preparativos, el tema del Vestido de la Novia es algo que no podemos dejar pasar.

Las novias latinas tienen una amplia variedad de opciones para su vestido de novia. Mientras algunas novias eligieron una boda tradicional existen aquellas que eligieron el vestir a la total herencia española al usar el velo del estilo mantilla en vez del velo regular.

Dependiendo del área de México y el tipo de crianza, las costumbres para una boda podrían diferir enormemente unas de otras … para eso los vestidos de novia también pueden variar desde un simple traje de algodón hasta una seda muy elaborada o un terciopelo bordado .

Por ejemplo, hay una tradición donde la novia cose tres cintas amarillo, azul y rojo en su ropa interior para la buena suerte.

Las cintas están destinadas a garantizar la disponibilidad de alimentos, dinero y pasión en los próximos años y sí, esto no es visible, pero es una parte de las tradiciones y los preparativos, en las familias más modernas, que sólo llevan un color azul principalmente en la liga.

En el estado de Oaxaca, los vestidos de novia son siempre muy personales hechos con encajes y bordados. En el sur del estado se pueden hacer de terciopelo con flores bordadas y un curioso tipo de sombrero abierto de color blanco llamado resplandor que da un marco a la cara.

En el estado de Chiapas, por ejemplo, el tejido chiapanecano es conocido por su significado simbólico y está relacionado con el alma.

Este simbolismo se revela en los diseños, trajes tradicionales o los sueños de los lugareños.

Típicamente los diseños reflejan el poder de la naturaleza y la creación, que es una forma de expresión de sus percepciones y creencias.

Para ello, cada grupo étnico tiene su propio diseño representativo y, por lo tanto, se cree que estos textiles preservan la identidad de su comunidad.

Los tejidos más usados son el algodón y la lana y se elabora la tela en un telar especial. En esta región los textiles se utilizan principalmente para ceremonias, rituales y en la vida cotidiana.

Por ejemplo, un típico vestido de novia de Zinacantán, una zona de Chiapas, está el hecho de cuerdas de algodón y plumas de ganso. En el período prehispánico estas plumas simbolizaban la riqueza, el poder, la fertilidad y la belleza. Debido a que Zinacantán se caracteriza por la producción de flores, los principales diseños de esta comunidad son flores y animales.

En las zonas del sudeste de México, como en Yucatán, hay un vestido común utilizado por los lugareños que es fresco y hermoso, consistente en una larga falda recta y blusa larga hecha con tela de algodón ligero con cuello cuadrado bordado, que para la vestimenta de la boda es blanco sobre blanco.

Las flores bordadas se cosen a mano y este tipo de vestido se llama Huipil.

Y así como este tipo de vestidos de regiones muy particulares, encontraremos otros tradicionales en el centro y norte del país, sin dejar de largo los vestidos de diseñador.

Sea como sea la boda, el tema del vestido es esencial para la futura novia y éste de cubrir todas sus expectativas para hacer de su día un día inolvidable.

You may also like...